Santa Misa. A media tarde, Jorge entra en la cocina como un huracán y le dice a su mujer: “Hola, cariño… Voy a cambiarme. Felipe y yo vamos a jugar un partido de tenis antes de que se haga de noche”. “¡Pero, Jorge! -objeta su mujer- es muy tarde y tenía preparada una excelente cena: carne a la borgoñesa, y verduras, y una tarta de limón.” “Lo siento, cariño -responde Jorge- tomaré un bocadillo en un bar. Tómatelo tú…”

A los cinco minutos, Jorge ya está en camino. Su mujer no puede reprimir el llanto.

“No me quiere”, solloza contemplando la excelente cena que había preparado a su marido.

Cualquier mujer que lea esto simpatizará con la esposa de Jorge y hasta muchos hombres le darán la razón, sin pensar que casi todos somos culpables de una falta de consideración semejante, y en mucho mayor grado.

Falta de consideración con Jesús. Desprecio de¡ amor que ha derrochado con nosotros. Indiferencia ante el Gran Banquete -la Eucaristía, la Comunión- a que nos invita.

¿Vas a Misa siempre que puedes? ¿Adelantas el estudio para poder ir a estar con tu Amigo acompañándole en la Pasión, que eso es la Misa? Qué buen propósito: durante la Cuaresma ir a Misa siempre que pueda, todos los días que me sea posible.

Lo que no está escrito es ahora cuando puedes decírselo, comentando el texto que has leído y las preguntas. Después termina con la oración final.