Estamos en casa, con los ojos en Cristo y abiertos a ti

Este es el lema escogido para todas las actividades parroquiales que se llevarán a cabo este año. El Padre Enrique ha querido escribirnos unas palabras en la que nos explicá el por qué de escoger éste y no otro. Podéis leer el mensaje después de los avisos:

  • Hemos subido el boletín de esta semana, en donde también podéis leer las palabras de nuestro párroco. Como siempre pinchando en el enlace o en la sección Boletines.
  • Se han publicado las fotos del campamento de Ribota de este verano pasado. Podéis acceder a ellas a través de la página de Fotos.

A continuación el mensaje del Padre Enrique:

El verano ha sido un tiempo de gracia espectacular, Dios ha estado grande con nosotros y ahora queremos acoger  y asimilar toda la vida que se nos ha regalado. ¡Que no se pierda nada!

Los últimos días del mes de junio nos llevaron a la primera gran experiencia de este verano: los campamentos en Ribota (Segovia). Más de ochenta niños repartidos en dos tandas de diez días han disfrutado viviendo como los primeros cristianos la unidad increíble que Jesús realiza allí donde está y se le reconoce. Juegos, oraciones, risas, catequesis, chistes, Misas, bromas, marchas por la montaña, y muchas cosas más con la alegría radiante que Dios regala a quienes deciden quererse como hermanos. Veinte catequistas jóvenes han cuidado a estos niños sirviéndoles las 24 horas del  día, haciendo en muchas ocasiones las veces de padres y madres para ellos. Estos monitores de Ribota 2011 han vivido simultáneamente un encuentro muy fuerte con Cristo Vivo que les hablaba al corazón y les daba la fortaleza para hacer en todo momento lo que Él quería aun cuando a ellos les faltaban las fuerzas.

En la primera quincena de julio nuestros adolescentes y jóvenes participaron como todos los años en los campamentos de la Asociación Juvenil Corona: León y Picos.

En Otero de Curueño (León) los juveniles de la parroquia con sus catequistas han vivido la inolvidable experiencia de ser cristianos de verdad, cristianos de fuego. Han aprendido que Jesús está con ellos en todos los momentos de su vida y que les está llamando a una vida mucho mejor que la que cualquier otro les puede proponer; les está llamando a ser santos y para eso no hay que esperar a cumplir años. Ellos son los que Él ha elegido para darse a conocer a sus amigos y a sus familias. Él cuenta con ellos y espera mucho, mejor aún, lo espera todo de ellos.

En Santa Marina de Valdeón (León), al pie del gran macizo central de los Picos de Europa es donde los jóvenes de entre dieciséis y dieciocho años de nuestra parroquia han tenido su experiencia de encuentro con Cristo. Con la mirada puesta en su meta, el encuentro con la Santina en Covadonga, se han dejado la piel en una continua entrega de amor y servicio de unos a otros. Nunca podrán olvidar los momentos vividos sobre todo cuando las inclemencias del tiempo, la belleza de la creación y la dureza de las marchas a pie les han obligado a ayudarse y dejarse ayudar, aprendiendo así que la vida cristiana no la vivimos solos. Nuestros jóvenes han descubierto que es en la Iglesia donde se puede vivir la fe, sostenido por los hermanos, siendo con ellos una auténtica comunidad.

Inmediatamente después de esto, durante el siguiente mes, nuestros voluntarios echaron el resto con la preparación de la JMJ, el gran acontecimiento de la Iglesia universal que hemos podido acoger y por tanto protagonizar también en Madrid durante la inolvidable semana del 16 al 21 de agosto. Estos son algunos de los números que hablan de nuestra actividad en la parroquia con ocasión de la JMJ: Más de 120 voluntarios trabajando heroicamente,  jóvenes la mayoría y algún que otro  “sénior”;  alrededor de cien peregrinos acogidos en unas cincuenta familias de acogida, otros cien en el Instituto de Educación Secundaria “Jaime Vera”, ochocientos en el Polideportivo Municipal “Triángulo de Oro”, dos carpas con capacidad para 2500 personas para albergar los actos culturales en la zona de Azca, seis voluntarios en la Sede Central de la JMJ y otros tantos en el CECAP (Centro de Coordinación a la Acogida del Peregrino ) de la Vicaría VIII . Pero la realidad no se puede describir con números. Las vivencias singulares de cada persona, los encuentros con los jóvenes de otros países, las confesiones y las Eucaristías celebradas en esos días constituyen algo que no se puede transmitir en frío sino que se transmiten sobre todo por contagio. La parroquia participó también con un numeroso grupo de peregrinos en las catequesis con los obispos y en todas las celebraciones centrales de la JMJ con el Santo Padre. Benedicto XVI ha dejado su mensaje en la capital española, aquí te ofrecemos una selección:

Bienvenida en Cibeles,
18 de agosto de 2011

“Hay palabras que solamente sirven para entretener, y pasan como el viento; otras instruyen la mente en algunos aspectos; las de Jesús, en cambio, han de llegar al corazón, arraigar en él y fraguar toda la vida”.

El Escorial, encuentro con religiosas, 19 de agosto de 2011

“Frente al relativismo y la mediocridad, surge la necesidad de esta radicalidad que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado”.

El Escorial, encuentro con profesores, 19 de agosto de 2011

“La enseñanza no es una escueta comunicación de contenidos, sino una formación de jóvenes a quienes habéis de comprender y querer, en quienes debéis suscitar esa sed de verdad que poseen en lo profundo y ese afán de superación”.

Vía Crucis, 19 de agosto de 2011

“No paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer”.

Misa con seminaristas, 20 de agosto de 2011

“Pedidle que os enseñe a estar muy cerca de los enfermos y de los pobres, con sencillez y generosidad (…) siendo testigos de Dios hecho hombre, mensajeros de la altísima dignidad de la persona humana y, por consiguiente, sus defensores incondicionales”.

Fundación Instituto San José, 20 de agosto de 2011

“Nuestra sociedad, en la que demasiado a menudo se pone en duda la dignidad inestimable de la vida, de cada vida, os necesita: vosotros contribuís decididamente a edificar la civilización del amor”.

Vigilia Cuatro Vientos, 21 de agosto de 2011

“Os invito a pedir a Dios que os ayude a descubrir vuestra vocación en la sociedad y en la Iglesia y a perseverar en ella con alegría y fidelidad. Vale la pena acoger en nuestro interior la llamada de Cristo y seguir con valentía y generosidad el camino que él nos proponga”.

Misa Cuatro Vientos, 21 de agosto de 2011

“No os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe”.

Voluntarios, 21 de agosto de 2011

“Con vuestro servicio, habéis dado el rostro de la amabilidad, la simpatía y la entrega a los demás”.

Barajas, 21 de agosto de 2011

“Transmitid vuestra alegría especialmente a los que hubieran querido venir y no han podido hacerlo, a tantos como han rezado por vosotros y a quienes la celebración misma de la Jornada les ha tocado el corazón”.

Y cuando ya parecía que no podíamos vivir nada mejor, todavía quedaba la peregrinación de la parroquia a Tierra Santa. Casi 120 peregrinos, más de la mitad menores de 30 años, hemos disfrutado de este “regalazo” entre los días 23 y 30 de agosto. Viajar a Tierra Santa es especial. Es un viaje espiritual. Los cristianos siempre decimos que nuestra fe es el encuentro con el Misterio que sale a nuestro paso. En este caso, al viajar a Tierra Santa, precisamente, se realiza el camino contrario, se recorren las huellas del Misterio justo en el mismo lugar donde se hizo presente. Hemos visitado todos los lugares significativos de la vida de Jesús y hemos celebrado todos sus misterios allí donde acontecieron hace más de 2000 años.

Y ya estamos aquí de nuevo… El curso comenzó con la jornada de convivencia del pasado 18 de septiembre y desde el Consejo de Pastoral de la Parroquia os queremos dar la bienvenida e invitaros a hacer posible los objetivos de este curso con vuestra participación activa en la parroquia. Más adelante os daremos a conocer el plan de pastoral pero ya desde ahora os proponemos hacer vida y realidad nuestro lema  para el presente curso:

“Estamos en casa, con los ojos en Cristo y abiertos a ti”