Hoy nos hacemos eco de una noticia que publica Aciprensa.  Ayer comenzó la semana de oración por la unidad de los cristianos bajo el lema “Todos seremos transformados por la victoria de nuestro Señor Jesucristo”.

La Semana de oración reúne a innumerables congregaciones, parroquias y cristianos de diferentes familias confesionales de todo el mundo para orar juntos en celebraciones ecuménicas especiales.

Cada año un grupo de asociados de una región prepara un texto sobre un tema bíblico. Luego un grupo internacional de participantes protestantes, ortodoxos y católicos, asistidos por el Consejo Mundial de Iglesias, edita el texto, que es publicado por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos en el Vaticano y el Consejo Mundial de Iglesias.

La edición final es enviada a las iglesias miembros y las diócesis católicas romanas, a quienes se invita a traducir el texto y contextualizarlo para su propio uso.

El tema de este año, “Todos seremos transformados por la victoria de nuestro Señor Jesucristo”, se basa en la primera epístola del apóstol Pablo a los corintios, en que se promete la transformación de la vida humana, con toda su dimensión aparente de “triunfo” y “derrota”, a través de la victoria de la resurrección de Cristo.

Luego del Ángelus del último domingo, el Papa Benedicto XVI invitó a todos los fieles a participar en la Semana de Oración, “tanto en ámbito personal como comunitario”, y a unirse “espiritualmente y, cuando sea posible, también prácticamente, para invocar de Dios el don de la unidad plena entre los discípulos de Cristo”.