Cartel-SS13_web

 

Ya está aquí la Semana Santa 2013. Tenéis en este post el cartel con el horario de las diferentes actividades que habrá a lo largo de esta semana. Os dejamos también unas palabras que han querido dedicarnos nuestros sacerdotes. ¡No dejéis de leerlas!

Ya está aquí la Semana Santa: “El Maestro está ahí y te llama” (Jn 11, 28)

Jesús había ido a Betania a despertar a su amigo Lázaro del sueño de la muerte. Marta, después de salir a su encuentro, fue a llamar a su hermana y le dijo en voz baja: “El Maestro está ahí y te llama”; el evangelista San Juan nos dice que María, apenas lo oyó, se levantó y salió adonde estaba él. Esta llamada del Señor se dirige a todos los que también hoy anhelamos la vida verdadera y lloramos “nuestras pérdidas”. Jesús había anunciado que llegaba la hora en que los que estuvieran en los sepulcros oirían la voz del Hijo de Dios y los muertos que oyesen su voz vivirían.

Cada Semana Santa vemos como nuestra parroquia congrega a una multitud que ha oído esta invitación del Maestro como un susurro en su corazón y ahora “se levanta y sale”, acude confiando en Aquel que nos ha dicho: “Si crees, verás la gloria de Dios”.

Sucede hoy lo que sucedió entonces. Cuando las hermanas accedieron a quitar la losa de la tumba, Jesús, elevando los ojos al cielo, hacia Dios, Padre suyo todopoderoso, dando gracias le bendijo y gritó con voz potente: “Lázaro, sal fuera”, y el muerto salió del sepulcro. Este gran signo sucedió poco antes de la fiesta de la Pascua e hizo que muchos judíos creyeran en Jesús y que cuando subían en esos días a Jerusalén a purificarse en el Templo, lo buscaran y preguntasen por él.  De hecho, unos pocos días después, el primer Domingo de Ramos de la historia, los mismos testigos de este signo dieron testimonio de él y por eso una muchedumbre le salió al encuentro y le aclamaron cuando entró en la Ciudad Santa como Rey de Paz.

Había también entre los peregrinos que vinieron a celebrar la fiesta algunos griegos que le rogaban a Felipe: “Señor, queremos ver a Jesús”. También hoy, como todos los años en la Semana Santa, vendrá toda clase de gente a nuestro templo queriendo ver a Jesús. Él sabe que es su hora. Esta es la Hora que había de llegar, la hora en que es glorificado el Hijo del hombre, el grano de trigo debe caer en tierra y morir para dar mucho fruto. Es la hora de pasar de este mundo al Padre: “este es el día que ha hecho el Señor”. Pero además, su Pascua es también la de todos los hombres. No celebramos sólo un aniversario, sino que para nosotros es también “nuestra hora”. Hoy, aquí y ahora sucede para nosotros este acontecimiento de salvación.

Queridos hermanos, en nombre de todos los sacerdotes de la parroquia os abrazo de todo corazón y os animo a no dejar caer en saco rato tanta gracia de Dios. Os recuerdo que la semana santa es una ocasión privilegiada para conformar la vida con el misterio de la cruz y configurarnos con Cristo. Es opus Dei, obra de Dios. Sólo el Espíritu Santo puede hacer esta obra en nosotros. Por eso esta es nuestra propuesta en San Germán: reunirnos con María en el cenáculo y orar y pedir con un “solo corazón y una sola alma” el Espíritu Santo.