adoracion-perpetua-1

¿Por qué una Capilla de Adoración Eucarística Perpetua?

Para explicarlo, mejor empezar por preguntarnos ¿por qué vamos a Misa?, ¿qué es para nosotros?, ¿un acto social, un compromiso, una tradición?, o por el contrario, ¿es porque allí se produce un encuentro real con el Señor?

Lo mismo podemos hacer respecto del Sacramento de la Eucaristía, ¿por qué nos acercamos a él?, ¿porque lo dice la Iglesia y cumplimos con sus mandamientos?, ¿porque es un símbolo?, o ¿es por el deseo de recibir al Señor y sentir, como alimentándonos con su cuerpo, podemos llegar a ser portadores suyos?

Y por último, ¿creemos que es realmente el mismo Jesucristo el que está ahí en esa Hostia Consagrada?

Si de verdad crees que está ahí, que es Su Cuerpo y Su Sangre, que no es una representación o una imagen, entonces no necesitamos explicarte ni animarte para que te apuntes a la Adoración Eucarística. Él es nuestro guía, nuestra fuerza, nuestro apoyo, nuestro intercesor ante el Padre, nuestro amigo,…, ¿cómo podríamos renunciar a ir a verle, a estar con Él, a hablar con Él, a sentirle cerca de nosotros?

Por el contrario, si no tienes esa certeza y estás leyendo esto, es que tal vez ha llegado el momento de ir ante Él, sentir Su Presencia, conocerle y dejarnos abrazar por Él. ¿Por qué no te das esa oportunidad?, ¿qué podemos perder por intentarlo?

Decía el Papa Benedicto XVI que “Adorar no es un lujo, sino una prioridad”; lo que debería hacernos reflexionar y preguntarnos, ¿por qué entonces no nos esforzarnos para que exista una capilla que esté siempre abierta, día y noche, para que quien quiera pueda acercarse, a la hora que sea, para estar con el Señor?

¿Por qué debo apuntarme a un turno en la Capilla de Adoración Eucarística Perpetua?

Para que todo esto sea posible es necesario contar con tu compromiso y esfuerzo. Piensa que para que esté abierta y que cualquiera, a la hora que quiera, podamos acercarnos, es necesario contar con la ayuda y la colaboración de todos. Él no debe nunca quedare sólo, alguien tiene que estar con Él, si no, la Capilla se tiene que cerrar, por lo que es necesario que ofrezcamos una hora de nuestro tiempo. Si la capilla puede estar siempre abierta, es porque tú, con tu esfuerzo y compromiso lo estás haciendo posible.

¿Estás dispuesto a ofrecerle a Él una hora a la semana? Una hora semanal representa sólo el 0,6% de tu tiempo, y sus frutos no se miden en minutos, sino en gracias y bendiciones.

El Señor nos está llamando a todos sin exclusión alguna. ¿Estamos dispuestos a contestarle y apuntarnos a un turno?

Transcripción del texto escrito por el Arzobispo de Madrid D. Carlos Osoro en el Libro de Registro en la inauguración de la Capilla de Adoración Eucarística Perpetua

6 – Marzo – 2016

Al cumplirse los cincuenta años de existencia de esta parroquia de San Germán, en este IV Domingo de Cuaresma, he venido a celebrar la Eucaristía como acción de Gracias del acontecimiento que siempre es, el que una comunidad cristiana, contemplemos como ha crecido en estos años dando muchos frutos.

En la celebración les dije al comentar la Palabra de Dios, que sea:

1º – Una Comunidad servidora de la misericordia

2º – Una Comunidad servidora de los hermanos, de los más pobres en todos los sentidos

3º – Una Comunidad que hace posible la fiesta en esta “casa común” que es nuestro mundo entregando el rostro de Jesucristo.

Al mismo tiempo hemos inaugurado hoy la “Adoración Perpetua”, queriendo expresar que todo nos viene del Señor y a Él le confiamos esta Comunidad.

Gracias D. Enrique, párroco de esta Comunidad y a todos los sacerdotes que contigo colaboran.

Con Gran afecto y mi bendición

+ Carlos, Arzobispo de Madrid