Os dejamos un comunicado del Padre Enrique que quiere hacer llegar a todas las personas que formamos la familia de San Germán:

Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Querida parroquia:

El pasado sábado 1 de julio, el señor cardenal, nuestro querido don Carlos,  me comunicó su deseo de encomendarme una nueva misión. Sin dudar ni un instante le dije que yo estaba dispuesto a ir a dónde se me enviara. Me propuso que asumiera el oficio de párroco de “Nuestra Señora del Buen Suceso” en la calle de la Princesa 43. Me dijo también que rezara para pedir luz a Dios y que le respondiera transcurridos unos días. Os copio aquí parte del escrito que le envié al día siguiente:

“Después de ponerme delante del Señor, con la ayuda de la Madre para decir: “¡Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad!”, le doy mi respuesta: Cuente conmigo para enviarme a dónde quiera. Seguro que la parroquia que haya pensado para mí en este momento de mi vida, es un  regalo inmerecido y una oportunidad preciosa de entregar la vida. DON Y TAREA”.

Todavía estoy asimilando el cambio que probablemente os sorprenda a vosotros tanto o más que a mí. Os pido que no os sintáis mal por el modo en que estáis recibiendo está noticia. Se me pidió absoluta discreción y que mantuviera el secreto hasta que se publicará oficialmente, hecho que acaba de suceder. Ni siquiera lo he comunicado antes a mi familia ni al equipo sacerdotal de San Germán. Además se da la circunstancia de que ya hace varios meses me apunté para participar en unos Ejercicios Espirituales de mes (11 de julio – 10 de agosto) razón por la que os pido que me disculpéis por no poder atender vuestras llamadas ni responder a vuestros mensajes. Creo que Dios en su providencia lo ha querido así. Seguro que este tiempo de silencio, retiro y oración me ayudará a responder mejor a lo que me pide con corazón desprendido y generoso. Os pido que recéis por mí.

Para evitar rumores innecesarios y facilitar la información transparente aprovecho la ocasión para dar la bienvenida a vuestro nuevo párroco, don Mario Fernández Torres, hasta ahora párroco del Bautismo del Señor, en la calle Gavilanes 11. Es un sacerdote amigo con quien he compartido mucho por nuestra condición de arciprestes, con quien algunos ya habéis trabajado codo con codo durante la JMJ Madrid 2011 de la que fue responsable en nuestra querida vicaria VIII. El mejor párroco posible para San Germán, en primer lugar porque nos lo manda el Señor, pero también porque tiene todo lo que un sacerdote querría para sí mismo: profundidad espiritual, identidad sacerdotal, experiencia y juventud a partes iguales, fuerza y delicadeza, en definitiva, como diría el papa Francisco, un sacerdote “con olor a oveja”. Podéis leer su testimonio sacerdotal en el siguiente enlace: http://dpv.archimadrid.es/index.php/testimonios/por-que-soy-sacerdote/405-mario-fernandez-torres

Seguro que lo recibiréis con el corazón de par en par.

A mí me toca recibir el testigo de “un gigante” de nuestra diócesis, don Miguel Jimeno Gómez quién cumplió cincuenta años de sacerdote el pasado 20 de mayo. Toda una vida de entrega y servicio a Cristo y a la Iglesia. Desde aquí y desde ya, todo mi cariño y reconocimiento a quién lo merece tan sobradamente. Podéis entender mejor la magnitud de su obra en el siguiente enlace: http://www.abc.es/espana/madrid/abci-nuestra-senora-buen-suceso-gran-obra-miguel-201705060139_noticia.html

Por último, os doy las gracias a todos por la madurez cristiana y eclesial con la que seguro que vais a acoger esta sorprendente noticia. Yo le pido al Señor aprender la lección que nos dio el papa Francisco a los sacerdotes comentando el pasaje de los Hechos de los Apóstoles de la despedida de san Pablo a los presbíteros de Éfeso en Mileto (20, 16-38). En la homilía de la Misa en Santa Marta del pasado día 30 de mayo nos enseñó cómo se despide bien el verdadero pastor. Os lo comparto también en este enlace por si queréis entender mejor mis sentimientos y deseos: http://es.radiovaticana.va/news/2017/05/30/papa_el_verdadero_pastor_sabe_despedirse_bien_de_su_iglesia/1315744

Que San Germán de Constantinopla y nuestra Madre, la Santísima Virgen María, intercedan por todos nosotros.

Jueves, 13 de julio de 2017

Memoria de San Enrique y

Centenario de la tercera aparición de Fátima