Necesidad de la rehabilitación

Ya estamos viendo los primeros frutos del proyecto de rehabilitación de nuestra parroquia. En octubre de 2013 el culto podía volver al templo, una vez rehabilitado y legalizado (acceso adaptado para personas de movilidad reducida por C/General Varela, escalera del coro ajustada a normativa, etc…). Esta rehabilitación se hizo necesaria ya que la parroquia incumplía determinadas normas. La parroquia no cumplía el Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio, el Documento Básico de Seguridad de Utilización y Accesibilidad y el Documento Básico de Salubridad del Código Técnico de la Edificación REAL DECRETO 314/2006, de 17 de marzo, del Ministerio de Vivienda (B.O.E.: 28-MAR-2006).

Además, carecíamos de Licencia de Actividad según el PGOUM (Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Madrid) y Ordenanza de Tramitación de licencias del Ayuntamiento de Madrid.

Aparte de no cumplir estas normativas, la antigua parroquia tenía deficiencias destacables en el ámbito de la seguridad.

DEFICIENCIAS

  • Instalaciones de seguridad

La ausencia de instalaciones de seguridad frente al riesgo de incendio como el alumbrado de emergencia, detectores de humos, sistema de alarmas de incendios o bocas equipadas de incendios, son algunas de estas deficiencias de la antigua parroquia con las que era peligroso seguir conviviendo. Además los recorridos y salidas de evacuación en caso de emergencia incumplían la normativa y eran inseguras. En esas condiciones, una eventual evacuación hubiera sido muy dificultosa.

  • Otras deficiencias

Otras deficiencias eran tanto de una instalación eléctrica deficiente: elementos de protección insuficientes, se encontraban en un pésimo estado y carecíamos de elementos adecuados de protección frente a sobre tensiones o electrocución, como de las propias instalaciones parroquiales ya que no eran accesibles a personas con movilidad reducida; carecíamos de ventilación y renovación de aire en todas las zonas; la iluminación era deficiente; la dotación de los aseos era insuficiente y sin agua caliente; había multitud de espacios inaccesibles o sin uso específico. En general, las instalaciones (fontanería, saneamiento y electricidad) se encontraban en un estado ruinoso.

  • Elementos especialmente deteriorados

Los acabados eran muy antiguos, la mayoría de las zonas no habían sido reparadas nunca. Los falsos techos y paramentos estaban afectados por humedades, roturas de instalaciones y goteras. Las carpinterías interiores no encajaban ni ajustaban.

El solado del templo tenía las baldosas sueltas y rotas (se valoró y se hicieron pruebas para una posible reparación, siendo finalmente imposible).

Imagen 1