Cómo será la Parroquia

…¿cómo será mañana?

San Germán será un templo precioso, fruto del trabajo de mucha gente, donde todos podamos encontrarnos con El. Esta Parroquia tiene algo especial, lo sabemos los que estamos cerca y creo que también se percibe de lejos. Este algo se seguirá manteniendo ya que, gracias a Dios, no solo depende de nosotros.

Realmente empecé el proyecto como el Señor suele hacer las cosas conmigo, casi sin enterarme. Está siendo otro de Sus regalos. Me preocupaban varios aspectos: la seguridad, la accesibilidad, la “necesidad de espacio” para dar cabida a tanta gente, la distribución, las circulaciones… Me venían a la cabeza tanto el “ésto está prohibidísimo… el día que pase algo…” como el “no hay derecho a que ésto solo lo podamos disfrutar todos los que tenemos la suerte de estar sanos y ser ágiles”.

La necesidad de la rehabilitación estaba clara y los objetivos técnicos eran 3:

1. Reparar los daños existentes que afectan a la seguridad y la salubridad; las humedades por filtración en la cubierta del teatro, las humedades por infiltración del terreno (la zona más afectada es la capilla) y el sistema de saneamiento.

2. Hacer que el edificio cumpla con la normativa vigente. Ante cualquier inspección, el edificio no cumple con:

-El Código Técnico de la Edificación:

a) Apartado SI (seguridad en caso de incendio), por el cual el edificio debería estar compartimentado en sectores y contar con vestíbulos de independencia y con métodos de detección y extinción de incendios.

b) Apartado SU (seguridad de utilización, accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas), por el cual todo edificio público debe cumplir con los requisititos de seguridad especificados y ser accesible para personas de movilidad reducida.

-La instalación eléctrica se encuentra en condiciones que incumple el Reglamento de Baja Tensión.

3. Hacer un plan global con el fin de aprovechar la superficie construida en su totalidad y de satisfacer las necesidades parroquiales actuales y futuras.

Los tres objetivos están completamente interrelacionados ya que no se puede hacer un plan de seguridad es caso de incendio sin tirar tabiques y construir vestíbulos de independencia. Ocurre igual  con la instalación eléctrica y la construcción de rampas.

Para llevar a cabo el objetivo 1 se han estudiado las correspondientes soluciones constructivas en cada caso, quedando reflejada la elegida en el proyecto de ejecución. Se han realizado los correspondientes proyectos eléctricos y de protección contra incendios y se han definido los medios de accesibilidad, tales como la rampa de acceso al templo por la calle General Varela y la plataforma elevable que hace accesible la planta sótano por la calle Orense.

El proyecto incluye la reorganización de las circulaciones, dando un acceso principal al templo, llevando hacia el exterior los espacios cuyo uso esté vinculado a la calle (Cáritas), yuxtaponiendo espacios que “trabajen” juntos (secretaría y despacho parroquial) y separando los flujos de gente más grandes. Tal es el caso del teatro, que según normativa, contará con un acceso independiente.

Se introducen mejoras en el templo: aumento de superficie y de la relación con el exterior, abriendo grandes ventanales en el presbiterio. Permiten el paso de la luz natural tamizada e indirecta, además de obtener ventilación cruzada, que ayuda a que la eficiencia energética del edifico sea mayor.

Las dos “joyitas” serán el templo y la capilla. En el templo, en el eje central, está el Señor, en un Sagrario empotrado en una cruz de ónix que tamiza la luz natural. Delante, el Cristo de San Germán. Justo en la vertical del altar, queda un lucernario de los existentes. La Virgen, como en la realidad, se acerca al pueblo. Y en el atrio, San Germán.

La capilla se dispone en el lugar más recogido del sótano, ya accesible. El Señor estará en un Sagrario exento, en piedra blanca, al igual que la cruz y la Virgen, ya que todo el eje central abovedado irá en madera de wengué oscura. La luz artificial estará muy controlada, desde los paramentos verticales.

Todo esto, ya ha tomado forma en papel, porque El no deja de ponerme cerca gente que me ayuda a pensar, a dibujar, me da ideas estupendas… y a incondicionales que me quieren siempre. Le doy las gracias todos los días por ellos. Es increíble la ilusión que hay detrás de cada decisión y de cada detalle. Hoy el Señor me quiere aquí, y quiere que lo disfrute en primera persona; siendo el arquitecto de un proyecto cuyo fin último es hacer que la vida en San Germán sea segura, accesible y cómoda, para que sea más fácil que todos encontremos nuestro sitio en la Iglesia.

Todo por El y para El.