Consagración a los Sagrados Corazones

Lo fundamental de la consagración es, conforme a la oración consagratoria, la renuncia al pecado, a la tentación del mal y a Satanás y la entrega incondicional al Corazón Inmaculado de María y, por él, al Sagrado Corazón de Jesús, como respuesta al amor  a nosotros de ellos dos. Con esta consagración se renueva y profundiza de manera consciente la consagración bautismal a Dios.

La humanidad tiene necesidad, hoy más que nunca, de la  bondad divina, del amor y de la piedad. Es lo que recibimos al consagrarnos a los Sagrados Corazones de Jesús y de María y al vivir según la consagración.

Jesús y María, al  demostrarnos su amor, quieren conducirnos hasta el amor desinteresado a Dios y al prójimo, lo cual es la base de la santidad a la que todos estamos llamados. Porque nos aman quieren salvar a la humanidad, que equivocó el camino. Es necesario creer en el amor de ellos dos, confiarles y entregarles nuestros corazones por completo. Ellos los cambiarán  corazones para que empecemos a pensar, a obrar y a amar como ellos.

Nos consagramos por separado al Corazón de Jesús y al de María. Cada una de estas consagraciones alcanzó su cima en la consagración que realizo el Papa de la Iglesia universal y del mundo entero.

Así el Papa León XIII consagró en el año 1899 a toda la Iglesia y al mundo entero al Sacratísimo Corazón de Jesús y el Papa Pío XII le consagró al Inmaculado Corazón de María toda la Iglesia y el mundo entero en el año 1942. El Papa Juan Pablo II realizó esta consagración al Inmaculado Corazón de María en el año 1984 y en el 2000, y el Papa Francisco la ha renovado en Roma el 13 de octubre de 2013

Objetivo

  • Confiarles y entregarles nuestros corazones a Jesús y a María por completo

Horario, día, hora

  • Primer viernes de mes: antes (18:45) y durante la Misa de 19:30
  • Primer sábado de mes: en la Misa de 10:30 y después de ella (11:15)

Rango de edad

Indiferente

¿Por qué hacer una donación?

Ahora que ya disfrutamos de una parroquia segura y plenamente operativa, no podemos olvidar el gran esfuerzo que supone el pago de ese crédito mes a mes. Por eso se nos pide nuestra colaboración. Con una suscripción mensual, por pequeña que sea, ayudamos a pagar la deuda.

Para ello, os dejamos el folleto (que también se puede recoger en Secretaría) en donde viene el número de cuenta en donde se puede hacer la colaboración. Para descargarlo, tan sólo tenéis que pinchar aquí.

Además, aquellos realicéis donativos a la parroquia podéis deduciros dichos donativos de la declaración de la renta. Para ello sólo tenéis que enviar un e-mail a despachosangerman@gmx.es indicando:

  • Importe de los donativos
  • D.N.I y nombre con apellidos,de la persona que se va a deducir los gastos
  • Dirección
  • Teléfono.

Os recordamos que se pueden hacer donativos a la cuenta corriente:

ES53 0075 0437 12 0600096041 a nombre de Parroquia San Germán.

¡MUCHAS GRACIAS!