COMUNICADO

Ante las nuevas disposiciones de las autoridades ante la situación de “estado de alarma” decretado por el Gobierno de España esta mañana os comunicamos que:

1. El Cardenal-Arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro Sierra, ha dispensado de la asistencia dominical a la Eucaristía a todos los fieles de la Diócesis de Madrid.

2. A partir del sábado14 de marzo, inclusive por la tarde, se dejará de celebrar la Santa Misa con la asistencia de los fieles. La Eucaristía no deja de celebrarse, porque sin la Eucaristía la Iglesia moriría. Pero durante un tiempo nos veremos privados poder asistir a la misma. Es una medida dolorosa, pero de todo Dios saca un bien. Ojalá nos ayude a vivir en nuestras casas y en nuestras familias como verdadera Iglesia doméstica. La gracia de la Eucaristía sigue llegando a cada uno de nosotros, porque somos parte del Cuerpo Místico de Cristo, y porque permanecemos unidos en la Comunión de los Santos.
3. Para participar en la Santa Misa, tanto el domingo como a diario, podrá hacerse a través de TVE, 13 TV, Canal Diocesano, diversas plataformas de Internet (Youtube).
“La Comunión espiritual es una práctica tradicional que hemos de recuperar en estas dolorosas circunstancias, y puede ser ocasión de santificación y comunión eclesial”.
4. La parroquia permanecerá abierta de 8 ́00 h a 13,00 h y de 17 ́00 a 21,00 h, para poder venir a rezar ante el Sagrario.
5. La secretaría permanecerá
cerrada y se atenderán los avisos urgentes a través del teléfono 91 555 46 56 (en el horario habitual de secretaria) o del correo electrónico sangerman@archimadrid.es.
6. Durante el horario de apertura de la parroquia habrá siempre un sacerdote para atender y para el Sacramento de la Reconciliación.
7. Los sacerdotes estamos a vuestra disposición para impartir el Sacramento de la Unción de los Enfermos en los casos que se precise o cualquier otra urgencia que surja.
8. La Capilla de Adoración Perpetua también permanecerá cerrada hasta nueva orden.

Son decisiones muy dolorosas y sabemos que algunas a lo mejor cuesta entenderlas, pero nos vemos obligados a tomarlas desde la responsabilidad y la obligación de atender como buenos ciudadanos a lo que se nos pide desde las autoridades gubernamentales, evitando así el contagio y la propagación de la epidemia. Es un momento para rezar, pidiendo la intercesión de la Virgen Madre, de San Germán y Todos los Santos. Los sacerdotes de la Parroquia os tenemos muy presentes en la celebración de la Misa, pedimos por cada uno de vosotros, por vuestras intenciones y vuestras familias y especialmente pedimos por los enfermos y por todos los que los cuidan, médicos, personal sanitario, etc.

San Germán, 14 de marzo de 2020
El Consejo Pastoral Parroquial y el equipo de sacerdotes.