Queridos todos:

La parroquia de San Germán siempre se ha caracterizado por su originalidad y creatividad. Pero en su más de medio siglo de historia nunca hemos celebrado la fiesta de nuestra parroquia de una forma más original que la de este año, sin poder asistir al templo parroquial ni poder juntarnos como familia. Es cierto que esta originalidad, esta vez, no la hemos ideado nosotros, sino que nos ha venido impuesta, pero si la creatividad a la hora de afrontar la situación. Por eso quiero aprovechar la ocasión, primero para felicitaros a todos en la fiesta de nuestro santo patrono, San Germán de Constantinopla y también agradeceros a todos, de corazón, vuestra cercanía, colaboración, creatividad, ayuda, disponibilidad, generosidad, … Me vais a permitir que particularice este agradecimiento en algunas personas: en primer lugar, en nuestro diácono, por poco tiempo ya como diácono, Carlos. Ante la triste realidad de no poder ser ordenado el día marcado por el Seminario, el 9 de mayo, él ha respondido depositando toda la ilusión que tenía en ese día en preparar actividades, proyectos, acciones para hacer llegar la parroquia a vuestras casas. Muchas gracias, Carlos, el Señor es el mejor pagador que existe y te lo pagará con creces y con un buen anticipo que, esta vez confiemos en que sea la definitiva, será la ordenación sacerdotal tuya y de tus compañeros, el sábado 20 de junio. Aunque físicamente no podremos estar todos los que nos gustaría acompañarte ese día, incluidos tus seres más queridos, tu familia, queremos que sientas toda la cercanía de tu parroquia de San Germán, en ese día y en los siguientes, con tu primera Misa. En su momento lo celebraremos también, si Dios quiere, que quiere, con la presencia física de todos, incluida tu familia de la Republica Dominicana. Dar gracias al padre Jesús, que ha sabido reinventar su dirección espiritual dando vueltas alrededor de la parroquia, ahora a través del teléfono y ha supervisado y colaborado de forma también impresionante a la hora de sacar con Carlos las distintas iniciativas que han tenido y convirtiéndose en un dominador de las redes. Muchas gracias Jesús. Y, de forma muy especial, dar gracias a Encarna, que se ha tomado, también este tiempo de estado de alarma y confinamiento, su voluntariado en la parroquia como un auténtico trabajo remunerado (en este caso por el que no se deja ganar en generosidad: el Señor). Aparte de tener preparado siempre todo para la celebración de la Santa Misa, la del padre Isidro y también las de las retrasmisiones por internet desde la capilla de los salones parroquiales, ha cuidado de los sacerdotes y nos ha permitido poder celebrar un día tan señalado para los sacerdotes como el Jueves santo, día de la institución del sacerdocio y el Domingo de Pascua de Resurrección, en familia, pudiendo comer los sacerdotes juntos, guardando la distancia de seguridad, alimentados por los ricos manjares que nos preparó, en los salones parroquiales. Muchas gracias, Encarna, Dios te bendiga.

Estas gracias más particulares, quieren ser concreciones a las MUCHAS GRACIAS que quiero daros a todos: a mis hermanos sacerdotes: al padre Isidro, que todos los días ha bajado a celebrar la Santa Misa a las 9;30 h en la sacristía, hasta que una limitación física se lo ha impedido, pero esperemos que pronto pueda volverá celebrarla. Al padre Isidoro, al que sentimos muy cercano y agradecemos su continua oración por su parroquia y preocupación por las personas de sus grupos de Vida Ascendente y de Pastoral de la Salud. Al padre Rigoberto, que recuperado de su gripe (o a lo mejor de otra cosa) pronto volverá con sus “tres cositas” para la homilía y al padre Gerardo que siempre no ha invitado a “querida comunidad celebrar con alegría” la Eucaristía. Y al esfuerzo que todos habéis/hemos hecho, también económicamente para colaborar con la maltrecha situación económica de la parroquia, renunciando a una parte importante de nuestra nómina.

Gracias a los distintos grupos y personas que habéis y estáis colaborando en distintas iniciativas pastorales: a los catequistas que habéis mantenido la relación con los niños (y niñas), chavales (y ¿chavalas?), jóvenes (y jovenas,is,os, us) de vuestros grupos. A los jóvenes que habéis colaborado llamando a las personas que viven solas, a los voluntarios en ir a comprar comida a personas que no podían salir ellos para comprarla, a los que habéis participado en las distintas propuestas que os han hecho Jesús y Carlos y a las que han surgido de vosotros mismos. Muchas gracias a los distintos personas y grupos que habéis participado en los Via Crucis, Vela del Santísimo y Adoración de la Cruz en la Semana Santa y el Rosario y en el Reto San Germán con motivo de las fiestas parroquiales y que habéis mantenido vuestras reuniones por Internet: Grupos de Matrimonios, Emaús mujeres y hombres, Effetá, +35, y los distintos grupos de jóvenes, y un largo etc. Muchas gracias a los coros que habéis dado y seguís dando un toque especial a las Eucaristías, aunque sean con cantos enlatados, a los jóvenes que habéis colaborado en las distintas retrasmisiones, a los voluntarios que habéis estado siempre en contacto con nosotros y habéis echado una mano, como por ejemplo Zori, cuando, se nos ha salido la puerta de hierro al ir a cerrar la parroquia por la noche. A los voluntarios del Centro Joven Tetuán, a los voluntarios del apoyo al estudio, a los de los proyectos de Campeones y Crearte, que, con Marta Martínez Almeida a la cabeza, os habéis dedicado a llamar a los distintos jóvenes que participan en dichos proyectos y que os habéis preocupado por la situación complicada de algunas familias, dando no solo vuestro tiempo, sino también dando de vuestros bienes para poder ayudarlos. Muchas gracias a todos los niños de catequesis por su paciencia al estar tantos días sin salir de casa, a nuestros mayores por su paciencia, por su preocupación por nosotros, invitándonos a cuidarnos, por haberse quedado en casa. A los enfermos que habéis ofrecido vuestra enfermedad y dolor también por vuestra parroquia. Y también al resto de grupos de la parroquia, Grupo de Biblia, Legión de María, grupo de Alabanza con María, etc. Muchas gracias a los responsables de la Capilla de Adoración Perpetua, por vuestra preocupación por nuestra Capilla, antes, ahora y de cara al futuro, a ver cómo hacemos, capitaneados por José Antonio Calatayud, a los responsables de las distintas horas, gracias por vuestra iniciativa a “Adorar desde Casa” y a los adoradores que os habéis apuntado a ella, aunque alguno no sólo haya escrito la hora de entrada y salida sino a veces, las menos, algo más. A Héctor y Doris, que les tenemos más cerca que nunca, a pesar de la lejanía de los kilómetros y que están en nuestra segunda residencia fuera, en otra provincia, y a la que todavía no podemos ir, pero seguro que pronto iremos por allí. Y también a todos los que os estáis poniendo en marcha de cara a la entrada en la fase 1 y poder celebrar la Santa Misa con fieles, que no abrir la parroquia que nunca ha estado cerrado, salvo el Sábado Santo. Y de forma muy especial también dar las GRACIAS a los voluntarios de Cáritas, capitaneados por Cristina Blanco, que han seguido atendiendo a las personas más necesitadas de forma presencial y vía telefónica y también en el Economato de Cáritas, haciendo presente el mandamiento del amor que el Señor dijo que sería la señal por la que reconocerían a sus seguidores: En esto reconocerán todos los que sois discípulos míos, si tenéis amor unos por otros” (Jn 13,35).

En definitiva, MUCHAS GRACIAS A DIOS por la parroquia de San Germán, por nuestra familia de San German y de forma muy especial quiero tener un recuerdo delante del Señor por los feligreses de nuestra parroquia que han fallecidos en estos duros momentos y las familias que han tenido que sufrir, muchas veces en la distancia, la muerte de algún ser querido. Que nuestros seres queridos, a los que haremos el mejor homenaje que se puede hacer por ellos: la SANTA MISA, nos acompañen y nos sigan ayudando ahora ya desde el CIELO.

 

Vienen momentos interesantes, pero no podemos engañarnos, también complicados. Más que nunca vamos a necesitar vuestra ayuda, colaboración, generosidad y la responsabilidad de todos al comenzar una etapa nueva, por lo menos una fase nueva. Tenemos que hacer de nuestra parroquia un lugar de encuentro con Cristo seguro, para nuestra alma y nuestro cuerpo, siendo prudentes, pacientes y siendo ejemplares ciudadanos, como los primeros cristianos, a la hora de obedecer lo que nos indiquen nuestras autoridades: las eclesiásticas, con nuestro Arzobispo D. Carlos a la cabeza y sus obispos auxiliares y vicarios episcopales y las autoridades del Gobierno de España, autonómicas y municipales. Más que nunca vamos a tener la necesidad de voluntarios responsables que nos ayuden en la vuelta a vuestra segunda casa que es vuestra/nuestra parroquia. Vamos a tener que afrontar momentos difíciles desde muchos puntos de vista: funerales por nuestros seres queridos que han fallecido en las duras circunstancia que todos conocemos de este momento; personas que habéis perdido o peligra vuestro trabajo o vuestra empresa que tenéis que sacar adelante en un momento lleno de incertidumbres. Las muchas personas que vamos a tener que ayudar cuando tengan que venir a Cáritas (y a otras instituciones) por la falta de alimentos, de recursos para poder pagar la casa, la luz, el gas, el agua, … y también una situación económica de la parroquia bastante, bastante complicada. Además, tendremos que afrontar la actividad pastoral cotidiana, todo lo relacionado con los bautizos, con las primeras comuniones y los cursillos prematrimoniales, etc. Se nos presenta un momento difícil para todos, como ciudadanos, como católicos y como parte de esta familia de la parroquia de San Germán. Yo solo le pido al Señor que, ahora más que nunca, estemos más unidos que nunca a Cristo, para que seamos uno,como dice el lema de este año de nuestra parroquia y tengamos siempre presente que “sin Mi (el Señor) no podéis hacer nada(Jn15,5) y a la vez que “para Dios nada hay imposible(Lc1,37) y que, más que nunca sintamos la protección de nuestro santo patrono, San Germán de Constantinopla, y el cariño y protección de nuestra Madre María, para seguir adelante, siempre con el convencimiento de la presencia de JESUCRISTO, que HA RESUCITADO.

FELIZ FIESTA DE SAN GERMÁN, MUCHAS GRACIAS A TODOS Y QUE DIOS OS BENDIGA.

Fdo. Mario Fernández Torres.

DONAR ES MUY FÁCIL

Nos hace falta que nos eches una mano y nos ayudes con tu aportación.
Puedes hacer un donativo a nuestra cuenta corriente:
ES53 0075 0437 12 0600096041 a nombre de Parroquia San Germán.
¡MUCHAS GRACIAS!